La fábrica de imágenes

Escrito por elsouldelperezoso 18-03-2012 en General. Comentarios (0)

 

 Fuente: mundofotos.net

  

 

2

 

 

No se le pasó por la cabeza peluda que en esa caja metálica, un rollo de película y un lente se pudiera guardar esas dolorosas imágenes del espanto. Miraba de un lado para otro como si escondiera algo. ¿Qué contendrá? Le picaba la curiosidad. En solitario se puso a repasar esas imágenes que arrojó la máquina y se le escarapeló el cuerpo. Esa cajita fría aparentemente inocente llevaba una carga potente como si fuera TNT. Se envalentonó, recogió fuerza y abrió ese misterioso aparatillo de color gris. Comprendió su mecanismo. Sentía que descepaba la caja de los truenos y los rayos del monte. En su conciencia saltaban chispas, el apacible monte era una quimera. Esos retratos diferían, y mucho, de la historia que leía en los libros de texto. Se alejaban de los recodos apacibles que observaba desde la copa de los árboles. Al apretar el mecanismo de la cámara las imágenes salían una tras otra y el veneno del sentimiento de culpa inundó su cuerpo, mierda, pasaban esas atrocidades mientras dormía como un tronco seco. La congoja se apoderaba cada vez que pensaba en esos retratos. ¿Soy culpable por no actuar?, ¿por no denunciar? Le salpicaban en su conciencia muchas interrogantes. Quería volverse loco, me voy a rallar como una cebra. Lo primero que preguntó fue ¿Ocurrió por aquí? Husmeaba y remiraba las fotografías del sobre húmedo y manchado del barrizal. Eran más de cincuenta. Las sostenía con sus tres dedos y no daba crédito a lo que veía. Tamaña impresión le dio hipo que no podía pararlo y se quedaba sin respiración. Cogía con rapidez una bolsa, a respirar profundamente y luego expirar con lentitud, el hipo quería reventarle el pecho. Con paciencia salía de él. Pero no pudo parar el alud de imágenes.